PERIQUITOS DE EXPOSICIÓN
Lino Perez. Criador Nacional. ID-08

Articulos

 

COMO SE ARREGLAN LOS SPOTS 


Aqui teneis algunas fotos para que veais la manera de arreglar los spots a los peris con vista a llevarlos a algun concurso o exposicion, hay que decir que esta practica es perfectamente legal, y los jueces aconsejan acerlo, es mas, si no los afeitas tendran una penalizacion de dos puntos.

En primer lugar hay que mirar bien al pajaro en la jaula y seleccionar las perlas que les vamos a quitar.



A continuacion con una pinzas de depilarse vamos arrancando las perlas que no nos interesen con mucho cuidado y empezando por las de arriba, primero un lado y luego  el otro, si no estamos seguros de que perlas tenemos que quitar es mejor volver a dejarlo en la jaula y cuando estemos seguros continuar, es facil, pero requiere paciencia.


Empezando el "afeitado"






lado derecho arreglado.





perico " arreglado"






en la jaula:


hay que tener en cuenta que los spots les salen a los pocos dias por lo que habra que arreglarselos una semana antes del concurso.

Espero haber servido de ayuda. 

   Saludos



Este artículo escrito por el veterinario Dr. Rob Marshall ha sido distribuido por World Budgerigar Organisation (www.world-budgerigar.org) como parte de su esfuerzo en el intercambio de información y facilitado a la WBO amablemente por el Budgerigar Council of Victoria, Australia.

Los conocimientos de los patrones de cría del periquito en libertad son necesarios para mejorar los resultados de la cría del periquito de exhibición. Este artículo pone de manifiesto áreas importantes de la biología del periquito salvaje  y su aplicación al mundo del periquito moderno de exhibición.

El periquito salvaje es una especia con un increíble éxito como tal. Durante 5 millones de años ha sobrevivido en las duras y secas condiciones del interior de Australia. Su éxito se puede atribuir a una vida nómada y su capacidad de adaptar su cría a las condiciones cambiantes del entrono. Las actividades previas a la cría se producen de un modo similar a la de otras especies silvestres de pájaros. Dependen de las condiciones climatológicas y de la temporada en el que se encuentran, pero por otro lado el comportamiento del periquito silvestre es único es muchos aspectos. Su periodo de cría depende completamente de la disponibilidad y abundancia de agua y alimentos. Estos recursos son muy escasos en las vastas y secas regiones interiores de Australia, por tanto dominan el modo de vida del periquito y no tan sólo su modo de cría. Las lluvias estaciónales y las temperaturas dictan el ciclo de cría de los pájaros silvestres.

Los periquitos no crían durante los grandes calores del verano, incluso si se han producido lluvias veraniegas, porque el calor acaba con las hierbas de las que se alimenta y seca los pozos de agua de los que bebe. Este periodo lo dedican a la muda anual. Del mismo modo los periquitos de exhibición no deberían criar y sólo permitirles mudar durante el verano.

El descenso de las temperaturas por debajo del punto de congelación durante el invierno australiano, causa el abandono de los nidos por parte de los periquitos. Del mismo modo no se debería permitir a  los periquitos de exhibición criar cuando hace demasiado frío. Los periquitos en la naturaleza crían prolíficamente durante condiciones estaciónales favorables y sus primos, los periquitos de exhibición, ciertamente han mantenido esta antigua y fuerte particularidad.

 

Tristemente, muchos grandes periquitos de exhibición han pendido esta característica fundamental debido a una selección deficiente. Actualmente se entiende, que los requisitos para poder criar al periquito moderno son más exigentes que aquellos que son necesarios para el periquito de exhibición, debido principalmente al incremento del tamaño de los pollos. En muchos aviarios australianos con índices de fertilidad bajos se ha podido revertir la tendencia gracias a aquellos aviarios que siempre han mantenido, en contra de la tendencia habitual, el sabio principio de cría de “seleccionar siempre el más apto”.

 

Es generalmente entendido que los periquitos modernos son más difíciles de crías y necesitan atenciones especiales. El aficionado deberá experimentar mejoras en los resultados de la cría cuando aplique los principios aprendidos de la cría del periquito silvestre a los más complicado periquitos de exhibición

 

 

Aspectos temporales generales

Problemas de fertilidad (aunque no en todas las parejas) deben ser esperados cuando los periquitos son emparejados en épocas inadecuadas del año, a pesar de contar con fuentes de luz artificial o un control de la temperatura. Los mismos resultados desalentadores deben ser esperados si se emparejan durante lo más crudo del invierno, antes del día más corto del año, o durante el verano. La cría no debe coincidir en verano con la muda anual. Es imperativo ofrecer al periquito de exhibición el mismo calendario natural que el que incita al periquito silvestre a criar, es decir el otoño y la primavera.

 

Ajustando el “tempo” de cría

Que el periquito esté en condiciones de criar es un prerrequisito para una cría productiva. Se observan los mejores resultados de cría cuando los dos sexos coinciden en las condiciones óptimas de cría (sincronía). Los mejores sistemas de cría inducen a las parejas a comportarse como lo harían en estado salvaje, y les ofrecen situaciones análogas a las silvestres. Por tanto no deben esperarse buenos resultados si una hembra en “condiciones de cría” no se le empareja con un macho o no se le coloca un nido en el momento adecuado.

 

La duración del día

La abundancia de alimento y agua es necesaria para que el periquito silvestre críe. Normalmente son los patrones de lluvias del otoño en la Australia central la que crea las mejores condiciones para la cría. También los periquitos crían en la primavera cuando las lluvias del otoño han sido tan abundantes que saturan las planicies hasta esta estación. Con la llegada del incremento de las temperaturas el suelo húmedo produce una explosión de hierba de verano. En ese momento el reloj biológico da el pistoletazo de salida para la cría. El aumento en la duración de los días suele provocar el estímulo necesario para la cría en muchas especies de pájaro silvestres. Con el consiguiente aumento de las horas de luz después del día más corto del año (23 de junio en el hemisferio sur, y 12 de diciembre en el hemisferio norte) los órganos sexuales de los machos son estimulados. A no ser que el tiempo sea muy frío, los machos son capaces de criar 4 semanas después de esta fecha, es decir adquieren las condiciones óptimas de cría  (“Breeding conditions”). Las hembras al contrario no responden de una manera tan rápida a los cambios en la duración de las horas del día. Ellas requieren una exposición de al menos 10 horas de luz, y cercana a 12 si es posible, para ponerse en condiciones óptimas de cría. Esta aparente falta de sincronía favorece los los resultados de la cría, ya que protege las reservas energéticas de la hembra. Ella debe preservar sus energías para la producción de los huevos. Una vez alcanzadas las condiciones de cría, ella no pondrá huevos si no reciben el estímulo del cortejo de un macho que se encuentre también en condiciones óptimas de cría. El tiempo cálido puede también estimular a las periquitas a alcanzar las condiciones necesarias para criar. Aunque los periquitos responden al incremento en las horas del día como parte del reloj biológico ancestral, no es un estímulo importante para la cría en libertad, y no se debe esperar de este hecho la misma relevancia en la cría que una completa muda estival

 

 

Los criadores australianos ofrecen la incidencia directa del sol a sus pájaros; se considera una pieza fundamental para la consecución del éxito en la cría. Se debe permitir que los periquitos reciban los rayos directos del sol siempre que esto sea posible. Aviarios sin esta posibilidad, de tipo cerrado/aislados, deben ser utilizados cuando no exista otra posibilidad, por razones prácticas principalmente. Estos viarios ofrecen ventajas y desventajas a los criadores que los utilizan. Por ejemplo se pueden fijar días de 10 a 14 horas de luz para facilitar la cría. Este tipo de aviarios cerrados también son utilizados en Australia, aunque son mucho más comunes en otras partes del mundo. Sin el beneficio de las horas de luz natural, las expectativas a la hora de la cría deben ser inferiores en estos aviarios, con sistemas de control de las condiciones del entorno, respecto a los de tipo abierto. Por otro lado las condiciones de temperatura, humedad y números de horas de luz mantenidas de manera estable mediante mecanismos de control ofrecen claras ventajas sobre aviarios donde estas no se encuentran.

 

Selección Natural

En la naturaleza los periquitos más fuertes eligen los mejores sitios de nidificación y son los primeros en criar. Análogamente, los periquitos de exhibición que están más en forma serán los primeros en conseguir las condiciones óptimas de cría y serán los mejores criadores. Los aficionados deben seleccionar con criterio, y  seguir siempre la doctrina natural de “supervivencia del más fuerte”. Estar libres de enfermedades también juega un importante papel en la capacidad y resultados de cría en los periquitos de exhibición, es necesario aplicar programas sanitarios antes de la cría a los aviarios con pobres resultados. Nunca ha sido fácil criar campeones, son escasos y espaciados, incluso para los mejores aviarios (líneas de cría) europeos. El éxito en la cría de campeones siempre ha sido y continúa siendo un juego de probabilidades. Un mayor número de crías de parejas de alta calidad, aumenta las probabilidades de obtener un campeón. Consecuentemente, nuestro objetivo será el de aumentar el éxito reproductivo de cada pareja. Los aficionados a la cría de periquitos de exhibición deben tener este principio siempre en cuenta y aprovecharse de las extraordinarias capacidades de cría con que cuenta el periquito salvaje.

 

Seleccionar “vitalidad”, por encima de cualquier otra característica, es la mejor y más rápida cualidad (característica genética) para tener éxito en la cría de periquitos de exhibición. Esto se debe a que vitalidad y fertilidad van íntimamente ligadas. La teoría sobre la selección por vitalidad parece simple y directa, aunque en la práctica es complicada, ya que se da el hecho de que la mayoría de los periquitos de exhibición que tienen éxito han sido, y continúan siendo, muy poco fértiles y malos criadores. La actual falta de fertilidad en los periquitos de mayor calidad ha ocurrido en parte por una mala selección de los pájaros en el pasado por parte de los aficionados (vitalidad y fertilidad son dos características que se heredan de manera muy directa). El vínculo  genético entre vitalidad/fertilidad y las mejores características que describe el estándar, principalmente tamaño y longitud de pluma, añaden más dificultad al hecho de criar campeones de otros campeones

 

Fertilidad

Muchos, aunque no todos los mejores periquitos de exhibición, tiene problemas de fertilidad. La solución más práctica y fácil para reintroducir la vitalidad/fertilidad perdida en las generaciones futuras de un pájaro campeón sería la utilización de un pool genético de peor calidad, pero con hermanos y hermanas más vitales que el campeón. Las probabilidades de producir un futuro campeón son mucho más elevadas de este modo, aunque sólo sea por el hecho de producir una descendencia mucho más numerosa. Un campeón producido de una pareja de menos calidad es mucho más probable que sea vital y fértil. En ese momento puede ser usados para crear una línea de cría más productiva, más en consonancia con las viejas familias australianas.

 

Mi consejo es que se críe en los momentos adecuados durante el año, y después se juzgue basándose en los resultados obtenidos. Si la infertilidad persiste, entonces se debe proceder a una “limpia” del aviario mediante un programa sanitario. Si la fertilidad es buena pero los pollos se desarrollan de una manera deficiente entonces analiza en detalle el sistema de alimentación utilizado. Siguiendo estos consejos la cría está garantizada en todas las parejas excepto en aquellas con debilidades genéticas.

 

Muda

Se debe entender la relación entre la muda y la temporada de cría. El periquito silvestre tiene capacidad de criar en cualquier época del año, aunque generalmente no lo hace en lo más cálido del verano cuando están por llegar las lluvias monzónicas. La muda  anual se produce durante los meses cálidos de diciembre, enero y febrero. Es la finalización de la muda, conjugada con las lluvias otoñales,  lo que produce la entrada del pájaro en condiciones de cría. El aficionado debe seguir estas mismas pautas y esperar a que termine la muda anual antes de poner los pájaros a criar. Esto aplica a ambos hemisferios como se puede apreciar en los gráficos que aparecen a continuación.

 

La mejor época para la cría

 


Mes

Hemisferio sur

Hemisferio norte

Diciembre

Enero

Febrero

Muda anula

No criar durante la muda anual.

Nunca empezar la cría en diciembre.

Parar la cría cuando haga demasiado frío.

Se puede empezar a criar a partir del 1 de enero en climas cálidos

 

 

 

 

 

 

Marzo

Abril

Mayo

1 de marzo, la mejor época para empezar la cría

Continuar hasta que haga demasiado frío

1 de marzo, una época muy buena para empezar la cría

Continuar hasta junio

 

 

 

Junio

Julio

Agosto

Nunca empiece la cría en junio

Empiece la cría a partir del 1 de julio en climas cálidos

Muda anual

No criar durante la muda anual.

 

Septiembre

Octubre

Noviembre

1 de septiembre, la segunda mejor época para criar en la mayoría de las regiones

1 de septiembre, la mejor época para empezar a criar.

Continuar hasta junio en aviarios cerrados. Parar en diciembre en regiones frías

 

Reconocimiento

 


 

 

 

Nota del traductor: Traducido libremente al español por Javier Moreno (Miembro de la ACEP-SBS España)

 

 

 

 

 

 



Lino Perez, Criador Nacional. ID-08http://files.expocon-ccc.webnode.es/200000031-bf93ac08d7/image22.gif